Aunque un pediatra puede resolver la mayoría de los problemas de salud de un recién nacido, un especialista en neonatología está específicamente adiestrado para manejar las situaciones más complejas y de alto riesgo que puede padecer un bebé.

Si tu bebé nació prematuro o con una enfermedad, lesión o defecto de nacimiento serio, un especialista en neonatología podría estar presente al momento del parto y durante el cuidado subsiguiente del recién nacido. Si se identifica un problema antes de que nazca tu bebé, un especialista en neonatología podría participar, junto con su obstetra, del cuidado del bebé durante su embarazo.

Los especialistas en neonatología se encargan de:

  • Trastornos respiratorios, infecciones y defectos congénitos.
  • Cuidado de bebés prematuros, con enfermedades críticas o que necesitan de una cirugía.
  • Garantizar que todos los recién nacidos críticamente enfermos reciban la nutrición adecuada para poder sanar y crecer debidamente.
  • Cidado a recién nacidos en partos por cesárea o partos que conllevan problemas médicos para la madre o el bebé y que pueden afectar la salud del bebé y requerir intervención médica en la sala de partos.
  • Recién nacidos con cualquier problema médico que ponga en peligro su vida.
  • Consultar con obstetras, pediatras y médicos de familia sobre las afecciones que padecen los recién nacidos.